Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Diario económico del negocio de la salud

06 Oct 202215:55

h ADN

Ignasi Belda (Miwendo): “La innovación farmacéutica depende de las ‘start up’”

21 Jul 2022 — 04:58
Por J. Vera
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

El consejero delegado de la compañía catalana especializada en la detección del cáncer de colon considera que el papel de las empresas pequeñas es fundamental, aunque después el músculo financiero provenga de los grandes grupos farmacéuticos. 

Ignasi Belda (Miwendo): “Ahora, la innovación farmacéutica depende de las start up”

 

Las start ups necesitan a las grandes empresas, pero son necesarias en el sector. Ignasi Belda, consejero delegado de Miwendo, sostiene que, aunque la financiación provenga de las grandes farmacéuticas, las pequeñas empresas tienen un papel fundamental en la innovación. Belda, fundador de esta compañía catalana especializada en la detección del cáncer de colon, también explica que los especialistas prevén una “explosión de casos de cáncer”, como consecuencia del atraso en las pruebas de cribaje durante la pandemia.

 

 

Pregunta: ¿La prevención del cáncer es uno de los pilares del negocio de la salud en el futuro?


Respuesta: Hay una expresión que reza “es mejor prevenir que curar”. La prevención debe ser una preocupación social, no sólo de las empresas. Detectar a tiempo un tumor es mucho más importante antes de curar, además que su coste no es nada comparable con lo que puede llegar a suponer un tratamiento.

 

 

P.: ¿El Covid-19 ha hecho que el negocio ponga el cáncer en un segundo plano?


R.: La pandemia lo ha tapado casi todo. Un ejemplo de ello es que los principales hospitales de España no hicieron campañas de prevención del cáncer durante ocho meses. En el caso del cáncer de colon, esta se lleva a cabo mediante el análisis de heces a gran escala, algo que no ocurrió. Ahora, los especialistas prevén una explosión de casos de cáncer, ya que no se ha podido intervenir antes.

 

 

P.: ¿Qué clases de cáncer deberían recibir más financiación?

 

R.: Se debe actuar sobre esos casos que tiene una mayor prevalencia. En España, los tres principales cánceres son los de colon, mama y pulmón. En este último caso, se hacen campañas contra el tabaquismo, mientras que en el de pecho y colon se trabaja con mamografías y colonoscopias. Todos estos sistemas son imperfectos, porque sigue habiendo muchos casos, por lo que la inversión priorizar también los tratamientos contra el cáncer.

 

 

 

 

P.: ¿La inversión en oncología por parte de las administraciones públicas es suficiente?


R.: Nunca es suficiente y siempre se puede invertir más, pero también es cierto que hay otros sectores que se deben recibir dinero. Quizás se podría invertir mejor, ya que, hoy en día, existen muchas tecnologías que no están suficientemente incorporadas dentro del sistema público.

 

 

P.: ¿Sucede algo parecido en otros campos del sector salud?


R.: Hay un caso muy claro dentro del subsector farmacéutico. En este caso concreto, aparecen muchos medicamentos nuevos que son eficientes, pero que tardan demasiado a incorporarse a los catálogos.

 

 

P.: ¿Emprender en salud compensa los riesgos propios del sector?


R.: Compensa, porque los inversores no son una ONG y siguen poniendo dinero. Podrían invertir en letras del tesoro o en real state, pero también se decantan por la salud. En este caso, si la apuesta sale bien la inversión se multiplica por mucho. Además, es un sector con una variable de impacto social.

 

 

 

 

P.: ¿El futuro del sector pasa por las start ups?


R.: Las start ups de salud no son futuro, ya son el presente. El ejemplo claro son las vacunas del Covid-19. Muchas provienen de pequeñas empresas: Pfizer con BioNTech, AstraZeneca con un grupo académico de Oxford o Moderna. Ahora, la innovación farmacéutica depende de las start ups, aunque después el músculo financiero lo pongan las farmas.

 

 

P.: ¿La aspiración siempre es ser comprada por una big farma?


R.: No necesariamente, aunque hay casos en que sí. Hasta hace cuatro días, Moderna era una biotech pequeñísima, y no se ha vendido a ninguna gran empresa del sector. Además, todas las grandes farmas algún día fueron algo parecido a una start up. El sector público también es un mercado que ha vivido muchas fusiones.

Me interesa
Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...