Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Diario económico del negocio de la salud

05 Ago 202104:52

h ADN

J.A. Hernández (Grant Thornton): “El Covid-19 no tendrá impacto en la privada para desarrollar nuevos proyectos”

30 Abr 2020 — 04:58
Por A. Escobar
Especiales relacionados
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

El socio responsable del área de innovación y salud de la consultora Grant Thornton cree que la crisis derivada de la pandemia del coronavirus no afectará a nuevas iniciativas surgidas desde el ámbito privado.

J.A. Hernández (Grant Thornton): “El Covid-19 no tendrá impacto en la privada para desarrollar nuevos proyectos”

 

Evitar la recentralización y continuidad en la concentración empresarial. Son algunos de los puntos clave para el responsable del área de salud de Grant Thornton, José Antonio Hernández, en relación a la crisis actual del Covid-19. Con más de quince años de experiencia en el sector sanitario, servicios sociales y seguros, ocupando cargos de responsabilidad en Kpmg, Deloitte, Sanitas u Hospiten, Hernández considera que “las administraciones van a apostar de cara a los próximos cinco años por una potenciación de las herramientas de teleasistencia”.

 

Pregunta: ¿Es necesario recentralizar competencias en salud para coordinar futuras crisis sanitarias?

Respuesta: La función del Ministerio de Sanidad básicamente es ayudar a preparar y dar respuesta a los retos de futuro desde el punto de vista de asistencia y atención sanitaria y las comunidades autónomas deben estar preparadas en la prestación de los servicios. Dar un paso atrás y recentralizar aportaría más problemas que soluciones. De hecho, una de las problemáticas surgidas a raíz del Covid-19 es que las compras que se han intentado recentralizar por parte del Salud en temas vinculados a mascarillas o pruebas diagnósticas no han funcionado tan bien como las de las regiones simplemente por pura experiencia.

 

P.: ¿Por qué cuentan con mayor experiencia?

R.: El Ministerio de Sanidad lleva años sin comprar equipamiento. Quien realiza las compras y las negociaciones con proveedores de tecnología sanitaria o materiales fungibles, por poner dos ejemplos, son los servicios de salud. Las competencias están muy claras y bien definidas.

 

P.: ¿Cree que se está trabajando correctamente desde el punto de vista de la colaboración público-privada en esta crisis?

R.: Hay veces que esta colaboración está muy denostada, sobre todo ideológicamente. La crisis ha demostrado que es importante y ha habido empresas muy relevantes a escala nacional que se han puesto a disposición del Gobierno central y de los ejecutivos autonómicos. En los grupos hospitalarios privados también ha habido esa colaboración, que quizás, y en términos generales, se ha podido hacer mejor.

 

 

 

 

P.: Uno de los sectores más relevantes en esta crisis es el de la tercera edad. ¿Cómo cree que va a cambiar esta industria? ¿Estamos preparados para una mayor atención domiciliaria y apuesta por la telemedicina?

R.: La atención al paciente en su propio domicilio se ha demostrado que es importante, ahorra recursos sanitarios y expone menos a los pacientes ante posibles virus. Las administraciones van a apostar de cara a los próximos cinco años por una potenciación de las herramientas de teleasistencia. En la parte vinculada al residencial, no veo que los centros se tengan que medicalizar porque sería poner otra capa a la asistencia sanitaria a escala nacional. Las residencias no son centros sanitarios ni están considerados como tal. Sí que cubren necesidades más básicas de los usuarios y se tienen que dotar de enfermeros y médicos, pero no hay que complicar más esa asistencia.

 

P.: ¿Hasta qué punto se verá afectada la compra y puesta en marcha de nuevas residencias, clínicas u otros centros de salud cuando se supere el Covid-19?

R.: Para mantener la cobertura de plazas de personas mayores de ochenta años en la próxima década sería necesario duplicar las dotaciones, un 40% o un 50% más. Es difícil que desde el ámbito público se dé respuesta a esa demanda. No vislumbro un parón en este segmento de actividad. Desde el punto de vista hospitalario y clínico, la situación surgida por el Covid-19 no cambiará mucho. De hecho, con la última crisis económica hubo un incremento importante de personas que decidieron contar con un seguro privado. Esta crisis no va a tener un impacto relevante en la iniciativa privada a la hora de desarrollar nuevos proyectos de construcción de clínicas u hospitales.

 

P.: Ante esta crisis, ¿será mayor la concentración de empresas?

R.: El proceso de concentración va a continuar porque es necesario. Los grupos hospitalarios viven de la derivación de actividad por parte de las aseguradoras sanitarias y estas reclaman una mayor cobertura porque así la negociación es más sencilla. Además, esta concentración es necesaria para generar sinergias en cuanto a costes.

 

 

 

P.: ¿Sólo los más fuertes podrán sobrevivir?

R.: Quizás a nivel hospitalario puede ser, pero creo que hay hueco para todo el mundo. El ecosistema va a seguir funcionando como hasta ahora.

 

P.: ¿A pesar de Ertes que se están produciendo ahora mismo?

R.: La demanda sanitaria por parte de los usuarios siempre va a existir. El planteamiento del desconfinamento de aquí a dos meses hará que la gente y vuelva a hacer uso de este tipo de servicios como clínicas de odontología, estética o de reproducción asistida, entre otras. El mantenimiento de la parte privada es fundamental para poder responder a esa sobredemanda.

 

P.: ¿Esa demanda va a crecer de manera notable?

R.: La demanda se va a incrementar porque en cuanto tengamos cualquier síntoma vamos a querer acudir a nuestro centro de referencia. No hay que olvidar que tras el desconfinamiento se van a atender demandas más livianas que ahora mismo no se pueden gestionar.

 

 

 

P.: ¿Desde el punto de vista de la inversión, el precio va a jugar un papel clave a partir de ahora?

R.: El precio ya jugó un papel importante en la etapa de crisis que tuvimos anteriormente. Hubo una escalada de costes a la baja que permitió a mucha gente acceder a la sanidad privada. No creo que haya tensión porque ya las pólizas están a un coste razonable.

 

P.: ¿Qué cambios serán los más significativos el día D para la administración, pacientes y profesionales, una vez hayamos superado la crisis?

R.: Esta pandemia no es un tema puntual, ha habido otras aunque no con tanto impacto. Se tienen que preparar los recursos apropiados, no tanto en incrementarlos, sino en disponer de las infraestructuras necesarias. Los profesionales requerirán planes de apoyo por el esfuerzo realizado en su actividad ordinaria y también de formación, mientras que el gran reto para los pacientes va a ser la gran lista de espera con la que se van a encontrar.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...