Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario económico del negocio de la salud

22 Sep 201814:52

Blog
Mirando al futuro de la salud

La era de las medicinas digitales

Me interesa

blog plantadoce

 

Ya es una obviedad recordar que vivimos en la era de la Revolución Digital. En 2018, más de la mitad de población mundial ya tiene acceso a Internet, superándose el 90% en el caso de la población española. Mayoritariamente este acceso ya se lleva a cabo a través de dispositivos móviles, sean teléfonos o tablets. En este entorno, es lógico pensar que esta revolución digital ha fomentado que el sector de la industria farmacéutica se haya adaptado rápidamente, siempre sensible a los cambios legales y a tendencias globales.

 

En realidad, el concepto de beyond the pill (el producto ampliado) hace tiempo que se utiliza como evolución ideal en la industria. La conversión de producto a servicio se ha ido incorporando más analógicamente, por ejemplo, en las prótesis y material quirúrgico, dónde las empresas utilizan profesionales especializados en la logística en tiempo real para enseñar la mejor técnica quirúrgica a los cirujanos en el mismo quirófano. Incluso se han empezado a personalizar con impresión 3D las prótesis óseas, y no solo las dentales. Es un buen principio.

 

Pero la progresión hacia servicios de valor añadido para el paciente en formato digital avanza muy despacio. La compra de la app de gestión de su enfermedad para pacientes diabéticos, MySugr, por parte de Roche parecía que era el pistoletazo de salida hacia una primera fase: las apps y la tecnología puestas al servicio del paciente por parte de las empresas, para un mejor resultado final. En realidad, sin embargo, no se han visto movimientos en el horizonte, a pesar de los fondos de inversión que mantienen todas las farmacéuticas con peso global. Se ha hablado de muchos acuerdos con Google, para desarrollar esto o lo otro, pero en el terreno no se ve un alma. Las palabras de moda cambian (de app a inteligencia artificial, de plataforma a machine learning) pero todo sigue igual.

 

Parece que llegará el día en que los fármacos incluyan nanosensores capaces de comunicarse con nuestros dispositivos móviles y a través de estos con un sistema inteligente que controle y trate nuestras enfermedades en tiempo real, y que realmente lleven la medicina personalizada a otro nivel. Lo que no nos queda tan claro es si tendremos que esperar a una nueva hornada de emprendedores que la lancen y tiren del mercado, del estilo de lo que Elon Musk y Tesla han hecho con el vehículo eléctrico, o simplemente habrá un regreso a los orígenes y los pioneros de la revolución farmacéutica, que a tanta gente ha salvado desde la época de Pasteur, harán que nuestros nietos no puedan creerse aquello de que antes la gente se ponía en el cuerpo sustancias sin control de su dosis y su efecto en tiempo real, como se predijo en el Royal College of Physicians de Londres, con motivo de su 500th Anniversario.

...