Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario económico del negocio de la salud

15 Dic 201900:51

h Empresa

Las ‘biotech’ sacan pecho en el MAB: suman más de 70 millones de facturación

06 May 2019 — 04:58
Por A. Escobar
Compartir
Me interesa

Las ventas agregadas de AB-Biotics, ADL Bionatur, Atrys Health, Euroespes, Medcomtech y Pangaea Oncology suman un total de 72,29 millones de euros.

Las ‘biotech’ sacan pecho en el MAB: suman más de 70 millones de facturación

 

La industria biotecnológica se reivindica en la industria sanitaria española. De forma conjunta, las biotech que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) facturaron más de setenta millones de euros a cierre del ejercicio 2018, según se desprende de los últimos resultados presentados por las compañías al regulador español.

 

La facturación agregada de AB-Biotics, ADL Bionatur, Atrys Health, Euroespes, Medcomtech y Pangaea Oncology sumó un total de 72,29 millones de euros en 2018, frente a los 63,2 millones alcanzados un año antes.

 

Este crecimiento en la cifra de negocio de las biotecnológicas cotizadas vino impulsado por ADL Bionatur, la compañía heredera de la actividad de la antigua Antibióticos de León, cuya facturación se elevó de los 12,2 millones de 2017 a los 23,3 millones de euros de 2018. La empresa, no obstante, registró pérdidas por valor de 16 millones de euros durante el último año, una situación que no es atípica en un sector en el que los principales inconvenientes son “los tiempos de maduración largos y el alto nivel de riesgo, clínico, científico y económico”, según Josep Lluís Sanfeliu, socio fundador de Asabys Partners.

 

Una postura que se adhiere a la que defendió Ion Arocena, director de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), al sostener que “el inversor tradicional español históricamente no ha tenido cultura de financiar proyectos del perfil de riesgo de ciencias de la vida; la inversión se ha dirigido a sectores más conservadores”.

 

 

 

ADL Bionatur Solutions surge de la integración de ADL Biopharma y Bionaturis. El fondo de inversión Black Toro Capital controla más del 80% de la empresa. Según Pilar de la Huerta, consejera delegada de la firma, esta duplicará su facturación y alcanzará 50 millones de euros en 2019.

 

Tras ADL Bionatur se encuentra AB-Biotics, empresa que trabaja en el desarrollo de análisis genéticos para elaborar estudios de farmacogenética y en probióticos y otros nutracéuticos. La biotech catalana, cuyo primer accionista es la compañía japonesa Kaneka, cerró 2018 con una cifra de negocio de 11,82 millones de euros, un alza del 64% respecto a 2017. En su última memoria de resultados, AB-Biotics defiende que “la búsqueda de un socio para poder alcanzar el mercado de Norteamérica, que se cerró finalmente con la alianza firmada en el primer semestre del ejercicio 2018 con Kaneka, se han visto reflejados en la gran evolución de los estados financieros”.

 

La firma liderada por sus fundadores, Miquel Ángel Bonachera y Sergi Audivert, estudia la posibilidad de comercializar directamente sus productos, ya que actualmente se venden a través de terceros con farmas como Stada o Lacer. En su cartera se encuentra la fórmula probiótica AB-Kolicare, además de AB Digest, entre otros.

 

 

 

 

 

Por su parte, Atrys Health, empresa biomédica presidida por Santiago de Torres, facturó 7,3 millones de euros en 2018, un 21% más que en 2017. La compañía, cuya sede se localiza en Madrid, cuenta con dos laboratorios principales, dotados con los equipos y las tecnologías necesarios para el diagnóstico y la investigación, situados en Barcelona y en el Centro Genyo de Granada.

 

El pasado septiembre, Atrys Health y Sanitas firmaron un contrato de colaboración para la puesta en marcha y gestión del Centro de Radioterapia Oncológica Alta Precisión en las instalaciones Hospital Sanitas Cima de Barcelona, donde se ubicará el Centro Oncológico Integral de Excelencia de Cima. La instalación contará con aceleradores lineales de tecnología punta, TrueBeam STx de Varian Medical Systems, y equipos de última generación en el diagnóstico de imagen para la planificación del tratamiento, TAC y resonancia magnética. La inversión inicial asumida por Atrys Health ascenderá a seis millones de euros.


Tras este top tres se encuentra Pangaea Oncology. La sociedad, especializada en medicina de precisión en el terreno de la oncología y en cuyo accionariado se encuentra la familia Pikolin, registró una facturación de 3,06 millones de euros en 2018, lo que supone un incremento del 16,7% respecto a 2017. Una de las razones que ha propiciado el crecimiento de la empresa ha sido el incremento en el número de visitas oncológicas. Actualmente, Pangaea Oncology ofrece sus servicios en cuatro hospitales del grupo Quirónsalud (Dexeus, Teknon, Sagrat Cor y el Hospital General de Catalunya). Estos centros realizaron 22.829 visitas en 2018, un 15% más respecto al año anterior.

 

 

 

En sentido contrario, Euroespes redujo su facturación un 1,9% en 2018, hasta 2,54 millones de euros. Además, la firma de medicina genómica controlada al 48% por el fondo de inversión Moira Capital, entró en pérdidas el año pasado, con un resultado negativo de 334.588 euros.

 

Estas cifras han estado marcadas por el “freno en las inversiones en investigación y desarrollo (I+D)”, según ha dado a conocer la empresa española en sus cuentas anuales correspondientes a 2018, presentadas hace un par de semanas. Euroespes tiene en cartera Atremorine, un producto con el que la firma busca mejorar la eficacia de los tratamientos de párkinson, además de Epidem, indicado para el diagnóstico precoz de la enfermedad del azheimer y demencias vascular y mixta.

 

Le acompaña Medcomtech, cuya facturación se redujo en el último año hasta los 24,27 millones de euros. Según la empresa, la caída de las ventas se produjo por desinversiones realizadas en algunas de sus filiales, como MCT República Dominicana, vendida a un accionista minoritario por 1,2 millones de euros el pasado diciembre, o MCT SEE, traspasada también por la misma cantidad.

 

Más negativa aún es situación de Inkemia. La compañía catalana se acogió el pasado marzo al concurso de acreedores, tras “no poder completar una ampliación de capital, valorada en 20 millones de euros”.

 

La compañía, presidida por Josep Castells, registró una facturación de 4,7 millones de euros en 2017, de acuerdo con las últimas cuentas auditas. Asimismo, y según se desprende del último hecho relevante de la firma en el MAB, la sociedad ha sido suspendida de cotización recientemente por “el retraso a la hora de presentar su información financiera periódica”.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...