Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Diario económico del negocio de la salud

26 Ene 202217:36

h Empresa

Moderna, objetivo España: dimensión operacional para ser punta de lanza en Europa

19 Nov 2021 — 05:00
Por A. Escobar
Compartir
Me interesa

Juan Carlos Gil, director general de Moderna en España y Portugal, afirma que la compañía tendrá oficinas en España y que “no van a ser exclusivamente para asuntos de ámbito comercial”.

Moderna, objetivo España: dimensión operacional para ser punta de lanza en Europa

 

“El tejido empresarial que vamos a montar en España es mucho más versátil y no se queda solamente en el aspecto comercial”. Es la declaración de intenciones de Juan Carlos Gil, director general de Moderna en España y Portugal, que ha avanzado en una entrevista concedida a PlantaDoce. La filial española de la biotecnológica estadounidense busca ser punta de lanza en Europa a través del acuerdo estratégico que ya tiene con la farmacéutica Rovi.

 

Tras la creación de la sociedad Moderna Biotech Spain, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, el máximo responsable de Moderna en el país del sur de Europa declara que “Moderna va a tener oficinas en España, pero no van a ser exclusivamente para asuntos de ámbito comercial; estamos en proceso de crecimiento, de expansión, buscando gente que pueda apasionarse con nuestro proyecto, y las primeras personas que hemos contratado son expertos en farmacovigilancia y asuntos regulatorios”.

 

Gil considera a la filial que él dirige “punto de referencia” para la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés). “En un futuro vamos a producir sustancia activa directamente en España”, añade el directivo. Aunque no descarta crecer a escala nacional, Gil resta importancia a la expansión mediante la apertura de oficinas físicas en el país y resalta que “no hace falta abrir oficinas físicas en ningún sitio; hacen falta personas que estén donde crean que deben estar”.

 

 

 

 

La primera de las misiones que tendrá Gil es la de estructurar la compañía desde el punto de vista operacional para tener una capacidad de interlocución con las distintas administraciones españolas. “Mi trabajo es trasladar las soluciones del ámbito de la investigación y de aprobaciones al ámbito real”, apostilla el directivo.

 

Lejos, por ahora, de convertirse en “una big farma”, según Gil, la filial española de Moderna trabajará en tener una relación de partenariado con las administraciones y con el tejido empresarial sanitario-asistencial. La puesta en marcha de una base operativa en España se engloba dentro de una estrategia de crecimiento en Europa, en la que aparecen otros países como Alemania, Reino Unido, Francia e Italia, donde ya se están abriendo filiales.

 

El motivo por el que se activa ahora la filial española de Moderna es por la amplia cartera de productos que la empresa quiere desarrollar, donde entran en escena tratamientos inmunológicos, vacunas contra el cáncer, tratamientos antitumorales, productos contra enfermedades cardiovasculares u otras opciones terapéuticas. “La del Covid-19 es sólo la primera vacuna que vamos a tener; contamos con entre 25 y 30 proyectos en marcha y tenemos especial interés en cubrir todas las necesidades respiratorias producidas por virus”, destaca el director general de Moderna en España y Portugal.

 

 

 

 

Moderna multiplicó por 55 su facturación hasta septiembre de 2021, en comparación con los datos del acumulado de enero a septiembre de 2020. Durante los primeros nueve meses del año, la compañía facturó un total de 7.334 millones de dólares. De enero a septiembre de 2020, Moderna ingresó 232 millones de dólares, según se desprende de las últimas cuentas publicadas por la compañía el pasado 4 de noviembre.

 

La empresa registró un beneficio de 7.334 millones de dólares, mientras que, durante el mismo periodo del año pasado, se anotó unas pérdidas de 474 millones de dólares. Respecto a los datos del tercer trimestre, los ingresos de Moderna se multiplicaron por 33, en comparación con las cifras del mismo periodo de 2020, alcanzando 4.967 millones de dólares. El beneficio para este periodo se situó en 3.333 millones de dólares.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...