Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario económico del negocio de la salud

24 May 202023:41

h Entorno

De los tipos de cambio a la protección medioambiental: los riesgos que sí preveían las farmacéuticas

23 Mar 2020 — 04:58
Por A. Escobar
Compartir
Me interesa

A las cotizadas españolas les preocupa las operaciones con otras divisas distintas al euro y que se cumplan correctamente las medidas relacionadas con la protección al medioambiente.

De los tipos de cambio a la protección medioambiental: los riesgos que sí preveían las farmacéuticas

 

Nadie podía pronosticar el escenario y la magnitud de la crisis del coronavirus Covid-19. Es complicado predecir una situación excepcional como esta incluso para las farmacéuticas cotizadas. Sin embargo, entre los principales riesgos que sí contemplaban Grifols, Almirall, Reig Jofre, Rovi, Pharma Mar y Faes Farma destacan aquellos relacionados con el tipo de cambio y la protección medioambiental, según se desprende de las memorias anuales de cada una de las compañías presentes en el mercado continuo.

 

Grifols, la farmacéutica catalana especializada en la producción de hemoderivados liderada por la familia Grífols, destaca las financieras como principales amenazas. “Las actividades de la sociedad están expuestas a diversos riesgos financieros: de mercado (incluyendo riesgo de tipo de cambio, de interés en el valor razonable y de precios), riesgo de crédito, liquidez y riesgo del tipo de interés en los flujos de efectivo”, explica en sus cuentas el grupo.

 

La compañía especifica que opera en el ámbito internacional y, por tanto, está expuesta a riesgo de tipo de cambio por operaciones con divisas, especialmente el dólar americano. La empresa factura 5.100 millones de euros anuales.


 

 

 

Almirall, la farmacéutica controlada por los Gallardo, advierte de que el programa de gestión del riesgo global del grupo se centra en la incertidumbre de los mercados financieros y trata de “minimizar los efectos potenciales adversos sobre su rentabilidad financiera”. En sus últimas cuentas, la compañía señala también que está expuesta al riego de tipo de cambio en determinadas operaciones derivadas de su actividad.

 

La compañía, propietaria del Almax, entre otros productos, añade que fundamentalmente se trata de cobros en dólares correspondientes a ventas de producto acabado, pagos en dólares derivados de los acuerdos de licencia con Athenex y Dermira, o el reciente acuerdo de opción con Bioniz; pagos en dólares por ensayos clínicos, compras de materias primas y pagos de royalties en yenes y dólares.

 

Por su parte, Reig Jofre, que recientemente ha ampliado su vademécum con un nuevo medicamento para la narcolepsia, considera entre sus principales riesgos el tipo de cambio y la situación medioambiental. “La sociedad opera en el ámbito internacional y, por tanto, está expuesto a riesgo de tipo de cambio por operaciones con divisas, especialmente el dólar, libras esterlinas y la corona sueca”. La farmacéutica catalana tiene un centro de producción en la ciudad de Malmo (Suecia).

 

Otra de las preocupaciones de Reig Jofre es el medioambiente. La farma española explica que su principal actividad es la fabricación de productos farmacéuticos, “algunos de los cuales requieren especial atención en materia de seguridad, salud y medioambiente debido a la normativa de control asociada”, aclara. La compañía, además, hace especial hincapié en que trabaja con sus partners logísticos para la reducción del impacto ambiental en los camiones de distribución y vehículos comerciales de combustible diésel. Dentro de esta política de reducción del impacto ambiental, “valoramos la posibilidad de sustituir la flota de vehículos de los visitadores médicos por una que incorpore la tecnología híbrida”, remarca Reig Jofre.

 

 

 

Por otro lado, Rovi hace alusión a las variaciones en las condiciones de suministro de materias primas y otros materiales de acondicionamiento “necesarios para la fabricación de nuestros productos”. Asimismo, la farmacéutica considera como riesgo los cambios en los criterios de prescripción o en la normativa reguladora del mercado dirigidos a la contención del gasto farmacéutico (control de precios, precios de referencia, potenciación de genéricos y copago).

 

Entre los principales riesgos relacionados con la actividad medioambiental, aparte de los inherentes a la misma, para Rovi son importantes “los relativos al acceso y control de la regulación medioambiental en los diferentes ámbitos en los que operamos, así como las posibles restricciones administrativas por localización”. Entre estos obstáculos la empresa considera como relevantes: no adaptarse en plazo a un cambio en la tendencia legislativa o a una nueva normativa de aplicación, el impacto en los bienes materiales y humanos por incidente ambiental de vecinos y empleados o malas prácticas ambientales de contratas fijas o del personal propio que las supervisa.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...