Entorno

La esclerosis múltiple en España supone hasta más de 50.000 euros anuales por paciente

El 73% de los pacientes con esta enfermedad autoinmunitaria reconoce que la patología ha afectado a su vida laboral o académica y el 44% asegura haber sido diagnosticado con ansiedad o depresión.

PlantaDoce

30 nov 2023 - 12:15

 

La esclerosis múltiple (EM), en cifras. Esta patología autoinmunitaria supone un gasto de más de 50.000 euros al año por paciente. La enfermedad, que afecta el cerebro y la médula espinal, tiene un gran impacto en la vida de las personas que conviven con ella y su entorno. De hecho, los costes económicos directos, derivados del uso de los recursos de los sistemas de salud, se sitúan en España entre los 10.486 euros en los casos leves y los 27.217 euros para los casos más graves por paciente de forma anual, según el estudio de ImpulsEMos.

 

Unos gastos, a los que se añaden los costes directos no sanitarios, asumidos por el paciente, que se sitúan entre los 454 euros y 25.850 euros por paciente al año. Además de los costes directos generados por la esclerosis múltiple, existen otros costes indirectos, que repercuten en la sociedad y están relacionados con la pérdida de productividad que padecen las personas debido a la enfermedad.

 

El estudio los cifra entre los 1.742 euros y los 23.236 euros por paciente al año. Asimismo, también están los costes intangibles relacionados con el dolor y el sufrimiento de las personas con EM y los familiares, que provocan un deterioro en su calidad de vida, aislamiento social y deterioro de su satisfacción personal y que se sitúan entre los 3.228 euros y los 7.747 euros por paciente de forma anual.

 

 

 

De hecho, según la encuesta realizada para el estudio en la que han participado más de 500 pacientes y familiares, el 44% de las personas con EM y el 36% de sus familiares han sido diagnosticados con ansiedad o depresión a causa de la enfermedad.

 

La EM genera una reducción del poder adquisitivo en las personas con EM y su entorno. Una disminución que se ve agravada por la pérdida de oportunidades en el entorno laboral o académico. El 73% de los pacientes encuestados confiesa que la esclerosis múltiple ha afectado a su vida laboral o académica. De hecho, el 25,1% dice que ha tenido que dejar de trabajar, el 21,2% ha tenido que reducir su jornada y el 15,6% se ha visto obligado a renunciar a un ascenso o promoción.

 

El diagnóstico y tratamiento temprano de la EM está asociado con una mejoría considerable del pronóstico. Desde la primera visita tras la aparición de los primeros síntomas y hasta el diagnóstico transcurre una media de 1,8 años. La prevalencia de los problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión de los afectados por la EM es cuatro veces superior a la de la población general española. Sin embargo, el 29,6% de los pacientes afirma haber asistido al psicólogo por la vía privada.