Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Diario económico del negocio de la salud

12 Jul 202023:27

h Entorno

Más producción y más actividad: la sanidad española gana músculo en 2019

27 Feb 2020 — 04:56
Por Juan Carlos Meneses
Compartir
Me interesa

El sector de la salud registra alzas en todos los indicadores industriales. Suben los precios, la producción de medicamentos, la facturación de las empresas y las exportaciones e importaciones.

Más producción y más actividad: la sanidad española gana músculo en 2019

 

La industria sanitaria ha crecido en 2019 en todos los ámbitos: el precio de los productos se incrementó, del mismo modo que la producción. Creció también en el número de trabajadores, en facturación y en exportaciones e importaciones. La salud sigue ganando músculo en el mercado español.

 

En relación con el precio de los productos, el índice de precios industriales (Ipri) en el sector farmacéutico experimentó un crecimiento interanual del 0,9% a cierre de 2019, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

El crecimiento de este indicador viene impulsado por la variación del importe de las especialidades farmacéuticas, que se encarecieron un 1,1% en diciembre respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Por otro lado, los precios de los productos farmacéuticos de base cayeron un 0,4% a cierre de 2019.

 

 

 

 

Dentro del sector salud, la fabricación de equipos de radiación, electromédicos y electroterapéuticos experimentó una subida de precios aún más elevada, con un alza del 1,9%. Los datos del Ipri en sanidad contrastan con el conjunto de la economía española, donde los precios cayeron un 1,9%.

 

El otro indicador relevante para los precios en sanidad es el Índice de Precios de Consumo (IPC), que en diciembre de 2019 registró un alza del 0,5% en los productos y servicios de salud respecto al mismo mes del ejercicio anterior. No obstante, este incremento interanual es el más bajo de todo el año, según los datos publicados por el INE.

 

El crecimiento del IPC en salud ha venido marcado por el encarecimiento de los servicios ambulatorios, con un incremento de los precios del 1,6% interanual. Por otra parte, el importe de los productos, aparatos y equipos médicos registró un alza del 0,1% en el último mes de 2019.

 

 

 

 

Pero no todo son buenas noticias, ya que el precio de los servicios hospitalarios cierra 2019 con un descenso del 1,1%, Los últimos datos contrastan con los del arranque del año, cuando el IPC en estas actividades aumentó un 1,3%.

 

En el conjunto de la economía española, el IPC registró un aumento interanual del 0,8% a cierre de 2019, impulsado por el alza de los carburantes. Es la tasa más baja en un final de ejercicio desde 2015, aunque está por encima de la registrada en sanidad en el mismo ejercicio.

 

 

Más producción y más trabajadores

Otro de los indicadores más relevantes para medir el rendimiento de la industria es el índice de producción industrial (IPI). La fabricación de medicamentos se incrementó un 11,1% en diciembre de 2019 respecto al mismo mes del ejercicio anterior, según los datos publicados por el INE.

 

El dato de diciembre fue el tercer mejor registro en lo que va de año, después de dos incrementos significativos en mayo y agosto, del 34% y del 11,7%, respectivamente. No se registraban unas alzas tan elevadas desde 2018: en marzo de ese año, el IPI en farma aumentó un 44%.

 

El crecimiento ha sido impulsado, principalmente, por el dato registrado en la fabricación de productos farmacéuticos de base, que ha registrado un alza del 29,5% en el último mes de 2019. La fabricación de especialidades farmacéuticas, en cambio, ha crecido a un ritmo menor, concretamente del 5,5%.

 

 

 

 

Las noticias son menos positivas para la fabricación de instrumentos y suministros médicos y oncológicos, que cerró el año acumulando tres meses de caídas. En octubre, la elaboración de estos artilugios se redujo un 10,3% interanual; en noviembre, un 3%; y en el último mes del año, un 9,4% en comparación con el mismo periodo de 2018.

 

Por el contrario, la fabricación de equipos de radiación, electromédicos y electroterapéuticos creció un 1,6% en diciembre de 2019, un dato que contrasta con el registrado en noviembre, cuando la producción de estos dispositivos se redujo un 5,5%.

 

En general, los datos registrados en sanidad superan al del conjunto del Estado, donde el IPI aumentó un 1,7% en diciembre, haciendo olvidar el dato de noviembre, cuando el índice retrocedió un 0,8%.  

 

 

 

 

Por otro lado, el sector también muestra un buen estado de forma en cuanto a la generación de empleo. A cierre de 2019, el número de ocupados en la industria de la salud y servicios sociales en España ascendió a 1,74 millones de personas, un 7% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

 

En términos absolutos, a final de año había 114.500 trabajadores más que a cierre de 2018. Se trata de la mejor cifra histórica referente al cuarto trimestre del año desde que se elabora la EPA.

 

Por actividades económicas, las funciones sanitarias continúan siendo las que dan trabajo a un mayor número de personas dentro de la industria. A cierre de 2019 se registraron 1,16 millones de ocupados, un 6,4% más que el ejercicio anterior.

 

Por otra parte, las actividades relacionadas con la asistencia en establecimientos residenciales alcanzaron los 334.000 empleos, un 5% más que los registrados entre octubre y diciembre de 2018. Las tareas de servicios sociales sin alojamiento también aumentaron el número de empleados en el cuarto trimestre de 2018, concretamente un 12,6%, alcanzando los 248.000 ocupados.

 

 

 

 

 

El número medio de trabajadores extranjeros en la industria sanitaria española aumentó un 15,7% en 2019, con más de 77.900 empleados a cierre del año, según los datos publicados por el Ministerio de Trabajo y Migraciones.

 

El empleo aumentó en España en 402.300 personas durante 2019, lo que supone la menor cifra anual desde el inicio de la recuperación económica en 2014. A pesar de la pérdida de músculo, el total de ocupados se situó en 19,96 millones, el mayor nivel en once años.

 

Por el contrario, el desempleo se redujo en 112.400 personas en los últimos doce meses, el menor descenso anual desde 2012, pero que reduce la tasa de paro hasta el 13,78 %, la más baja también desde 2008.

 

 

 

Más facturación dentro y fuera de las fronteras

La facturación de la industria farmacéutica vuelve a la senda del crecimiento. Tras el descenso registrado en noviembre, los ingresos de las empresas del sector han aumentado un 0,2% interanual en diciembre, según el Índice de Cifras de Negocios (ICN).

 

El aumento en el volumen de ventas en la industria farmacéutica supera los registros del índice general. En todo el Estado, la facturación del sector secundario descendió un 2,5% en diciembre, un dato impulsado por la caída en los ingresos de la industria alimentaria, automovilística y la construcción naval y ferroviaria.

 

Del mismo modo, la industria sanitaria española ha conseguido ganar peso en el exterior. Las ventas españolas del sector farmacéutico a terceros países avanzaron un 13,2%. En total, el sector exportó bienes por un valor de 12.104 millones de euros en 2019. Por otro lado, las importaciones han registrado un valor de 16.494 millones, lo que supone un alza del 10,3%, según los datos publicados por Icex España exportaciones e inversiones.

 

 

 

 

El incremento en exportaciones es el más elevado desde 2010, y contrasta con el dato registrado en 2018, cuando las ventas de fármacos al exterior registraron una caída del 1,9% respecto a 2017. A lo largo de la década se han registrado caídas en las exportaciones en 2013, 2014, 2016 y 2018.

 

Desglosando por tipos de medicamentos, las exportaciones de productos farmacéuticos de base suponen el 8,3% del total de las ventas al exterior. En este caso, las importaciones han crecido un 48,3%, hasta 2.971 millones de euros, mientras que las exportaciones han registrado una caída del 12,6%, hasta 1.004 millones.

 

Por otro lado, las exportaciones de especialidades farmacéuticas, que han crecido un 16,3%, representan el 91,7% del total de las ventas al exterior. En 2019, las exportaciones de este tipo de productos sumaron 11.099 millones de euros, mientras que las importaciones alcanzaron 13.522 millones, registrando un alza del 4,4%.

 

Por otra parte, el índice de la entrada de pedidos en la industria (IEP) del sector farmacéutico se ha reducido un 8,5% en diciembre, dato que supone la mayor caída de los últimos tres años y medio. Desde agosto de 2015 la industria no experimentaba un descenso similar. El IEP general, en cambio, registró una caída todavía mayor, del 13,8%.

 

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...