Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Diario económico del negocio de la salud

18 Ene 202213:30

Sala de espera

Curiosidades, gadgets y más.

Realidad aumentada contra la escoliosis

29 Nov 2021 — 05:00
PlantaDoce
Compartir
Me interesa

Un equipo del servicio de ortopedia y traumatología del Hospital Sant Joan de Déu realiza la primera cirugía con realidad aumentada de una escolisis en España.

Realidad aumentada contra la escoliosis

 

El Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, pionero. Un equipo del servicio de ortopedia y traumatología de este centro ha empleado, por primera vez en España, la realidad aumentada en una intervención de escoliosis. 

 

La paciente que se ha beneficiado de esta novedosa tecnología, llamada ClarifEye, Navegación Quirúrgica por Realidad Aumentada, desarrollada por Philips, es una joven de Bilbao de 16 años que sufría una escoliosis con una curvatura de 70 grados que la obligaba a caminar inclinada hacia un lado. Las personas que presentan una curvatura de la columna tan pronunciada pueden sufrir también dolor severo de espalda, insuficiencia respiratoria, cardíaca o problemas de compresión medular. 

 

Gracias a la realidad aumentada, el equipo de cirugía ortopédica puede disponer de imágenes de la zona que está interviniendo fusionadas en tiempo real con otras imágenes de la planificación de la cirugía. Esta yuxtaposición de imágenes permite al equipo llevar a cabo la intervención según lo planificado, y ayuda a introducir en el lugar preciso el 94% de los tornillos que se tienen que colocar en la columna del paciente para corregir la curvatura. 

 

Hasta ahora, el equipo de cirugía empleaba la técnica llamada “manos libres”, que consiste en tomar referencias anatómicas y hacer palpaciones con la ayuda del instrumental quirúrgico para determinar donde hay que introducir los tornillos. Se estima que, mediante esta técnica, entre un 20% y un 40% de los tornillos se colocan de manera no tan precisa. Con la nueva tecnología, este porcentaje desciende hasta el 1% y reduce ostensiblemente el riesgo de reintervención.

Me interesa
La semana Sala de espera
...