Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Diario económico del negocio de la salud

31 May 202009:09

h Entorno

La huella ambiental de la sanidad: el 4,5% de las emisiones en España corresponde al sector

10 Mar 2020 — 04:56
Por JUAN CARLOS MENESES
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

A escala global, la huella climática de la atención médica supone el 4,4% del total de las emisiones de dióxido de carbono, según el informe de Health Care Without Harm.

 La huella ambiental de la sanidad: el 4,5% de las emisiones en España corresponde al sector

 

La industria sanitaria salva vidas, pero también es responsable de la contaminación que mata a 8,8 millones de personas prematuramente cada año, según un estudio de European Heart Journal. En España, el sector salud es responsable del 4,5% de las emisiones de carbono. Así lo muestra el análisis publicado anualmente por Health Care Without Harm, que estudia la huella de carbono emitida por la industria sanitaria en 45 países.

 

En el mundo, la huella climática de la atención médica supone el 4,4% de las emisiones de dióxido de carbono entre todas las industrias, lo que significa que España está por encima de la media global. En términos comparativos, la huella climática mundial de la atención médica es equivalente a las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de 514 plantas eléctricas de carbón.

 

Los tres principales emisores: Estados Unidos, China y la Unión Europea abarcan más de la mitad de la huella climática mundial del sector salud. Según el estudio, las principales fuentes de emisiones de gases invernadero del sector recaen en el consumo de energía, en el transporte y en la producción.

 

 

 

 

Las emisiones que emanan de los centros de atención médica y de los vehículos de transporte sanitario representan el 17% de la huella de carbono del sector. Por otro lado, las emisiones indirectas correspondientes a fuentes de energía como la electricidad, el vapor, la refrigeración y la calefacción comprenden otro 12%.

 

Sin embargo, la mayor parte de las emisiones, el 71%, se deriva de la cadena de suministro de la atención médica, a través de la producción, el transporte y la disposición de bienes y servicios.

 

Del total de las emisiones que genera cada nación, tres cuartas partes se generan dentro de las fronteras, lo que significa que una cuarta parte de todas las emisiones del sector tienen lugar fuera del país donde se recibe la atención médica.

 

 

 

 

La huella clímática de la industria sanitaria en España puede reducirse significativamente aumentando el gasto en salud, según las tendencias mostradas en el estudio Health Care Without Harm.

 

En Estados Unidos las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria sanitaria suponen el 7,6% del total, encabezando el ránking mundial. Le sigue Suiza, con un 6,7% y Japón, con el 6,4%. En el lado contrario, los países donde la industria sanitaria contamina menos son Lituania (2%), Indonesia (1,9%) e India (1,5%).

 

 

Cómo reducir la huella de carbono

Las compañías del sector sanitario buscan formas para seguir produciendo siendo menos contaminantes. Un ejemplo de ello es Baxter, una empresa estadounidense con sede en España que realizó un estudio sobre su principal producto, Viaflo, para identificar en qué etapas de la producción del medicamento.

 

El primer estudio ayudó a identificar las fases del ciclo de fabricación donde se podía reducir la contaminación, y se demostró que más de dos tercios de la huella del medicamento provenían de los materiales que lo componen y a su fabricación. Aplicando los cambios necesarios, la huella de carbono de una bolsa equivalente de Viaflo de un litro se redujo de 0,67 kilogramos a 0,45 kilogramos de dióxido de carbono, lo que supone una caída del 33% en las emisiones contaminantes.

 

Por otro lado, los hospitales Vithas lograron en 2018 evitar la emisión de 1.630 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera gracias a un plan de sostenibilidad ambiental, con el que redujeron un 5,3% el consumo eléctrico de su red hospitalaria, lo que equivale al gasto energético de 39.500 estancias hospitalarias. Además, toda la energía consumida en sus centros procede de fuentes renovables, según la información facilitada por la empresa.

 

Otras empresas buscan planes a largo plazo para reducir la contaminación. La filial española de Chiesi, el laboratorio de origen italiano se ha propuesto el reto de acabar con todas sus emisiones de dióxido de carbono en 2035. El proyecto, llamado We Act Day: Cuidamos activamente el mañana, se organizará simultáneamente en las 28 filiales de Chiesi, con una participación de más de mil empleados.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...