Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Diario económico del negocio de la salud

11 Abr 202110:14

h ADN

Jaime del Barrio (EY): “Es inconcebible que aún hablemos de interoperabilidad en salud”

08 Abr 2021 — 04:58
Por D. Punzano
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

El asesor del sector salud y life sciences de la consultora considera que deberían estar implantadas las mismas soluciones tecnológicas en todos los hospitales que forman parte del Sistema Nacional de Salud.

Jaime del Barrio (EY): “Es inconcebible que aún hablemos de interoperabilidad en salud”

 

Siglo XXI y uno de los principales retos digitales del Sistema Nacional de Salud (SNS) continúa siendo la interoperabilidad. Para Jaime del Barrio, asesor del sector salud y life sciences de EY, “es inconcebible que aún estemos hablando de conectividad e interoperabilidad en salud”. El presidente de la Asociación de Salud Digital (ASD) y consejero de Sanidad del Gobierno de Cantabria entre 1995 y 2003 cree debería ser interoperable todo y que los hospitales que forman parte del SNS tendrían que tener las mismas soluciones tecnológicas.

 

Pregunta: ¿Hasta qué punto ha impulsado la pandemia la salud digital?

Respuesta: Las situaciones de crisis son momentos de acelerar soluciones y, durante la pandemia también ha sido así. En este último año hemos avanzado mucho más que en los cinco años anteriores. El reto ahora es saber cuánto de todo esto se va a quedar y cuánto se va a trasladar a los sistemas sanitarios. Veníamos de una situación de falta de madurez en la digitalización en salud. Estábamos muy por debajo de dónde debíamos haber estado y la pandemia ha puesto en evidencia este déficit. Las organizaciones sanitarias que tenían un grado de madurez de su sistema digital han dado una mejor respuesta. La transformación digital tiene que ver más con las personas que con los equipos tecnológicos.

 

P.: ¿Qué obstáculos hubo y hay para que no se hubiera producido este impulso con anterioridad?

R.: En 2018 y 2019, hubo varios informes que constataban diferentes barreras de partida. En 2018, se hablaba de una necesidad de un cambio organizacional, es decir, una reorganización de la información, y lo hemos vivido en la pandemia con la necesidad de tener acceso a datos reales. También hablábamos de una necesidad de adaptación a la nueva realidad debido a la cronicidad y longevidad. En 2019, hablábamos de la necesidad de tener una historia clínica digital, pero no fue hasta finales de 2019 cuando empezó a haber una historia clínica digital, aunque todavía es muy mejorable.

 

P.: ¿Y, tras la pandemia, qué retos hay por delante?

R.: Tenemos la necesidad de integrar, pero de manera fidedigna y fácil, el diagnóstico por imagen. La necesidad de incorporar nuevas tecnologías al alcance al paciente para situarlo como eje del sistema sanitario. Hemos visto que es necesario que los campos de la telemedicina se incorporen al Sistema Nacional de Salud. Hace unos años estábamos entrando en la economía de los datos y la salud es el principal depósito de datos. Además, se debe impulsar la digitalización en salud mediante el big data y la inteligencia artificial, que ya se empezaba a vislumbrarse, liderada por el Sistema Nacional de Salud. Tenemos la necesidad de formar a los profesionales, ofrecer información a los pacientes y ciudadanía y dar un cambio cultural en las organizaciones sanitarias, además de una estrategia nacional de salud digital. No inventamos nada nuevo, introducimos las nuevas tecnologías y digitalización en el sistema sanitario.

 

 

 

 

 

P.: ¿Qué factores y quiénes deben promover la transformación digital en sanidad?

R.: El Sistema Nacional de Salud es único y universal y se basa en el principio de equidad y acceso al diagnóstico y tratamiento. El paciente y la ciudadanía tienen derecho a la innovación que viene de la mano de lo digital. Debe ser un cambio liderado por la administración pública a partir de definir un modelo de gobernanza, saber cómo gestionar los datos, incorporar estas nuevas tecnologías, formar a los profesionales y población… Además, los datos y sistemas nos permiten avanzar en transparencia en tratamientos y diagnósticos y evolución de las enfermedades. No puede ser que en cada hospital haya un dispositivo diferente. Volveremos a retroceder bastante si no hay un liderazgo por parte del Sistema Nacional de Salud.

 

P.: ¿Cómo tienen que adaptarse los profesionales sanitarios a este cambio y qué consejo les daría a las próximas generaciones?

R.: El cambio viene muy motivado por el paciente, independientemente de su edad, aunque los profesionales sanitarios tendríamos que liderar este cambio. Hay que contar con las nuevas generaciones y darles lugares de encuentro, pero el sistema continúa siendo demasiado tradicional. Ellos están en servicios cuyos referentes son analógicos, no están convencidos plenamente de lo digital y no utilizan todo su potencial. Ya hay muchas referencias que demuestran que lo digital facilita diagnósticos y tratamientos y mejora los resultados en salud. Esto es imparable y estamos mirando a otro lado. Debemos cambiar desde dentro y atentos a lo de fuera. La digitalización en salud será la herramienta que facilite la humanización y equidad.

 

P.: ¿Se debe apostar más por la compra pública innovadora?

R.: Una de las cosas que se están poniendo en evidencia es que los actuales sistemas sanitarios llevan ya tiempo en una evidente obsolescencia y no son capaces de afrontar los nuevos retos. Además de vivir más años, también convivimos con enfermedades crónicas. Todo esto es insostenible de la mano de modelos como el nuestro, sistemas sanitarios basados en otra época. La digitalización permite identificar el itinerario de todo el proceso y medir cualquier acción nuestra, tratamiento o solución terapéutica, y cómo se traduce su aplicación en resultados en salud para proponer diferentes soluciones. Esto nos permite sentarnos con la administración pública, proveedores y profesionales sanitarios y, en base resultados, decidir la mejor manera de contratación. Puede ser compra pública innovadora u otros modelos innovadores de financiación y contratación flexibles.

 

 

 

 

 

P.: ¿Cuándo hablamos de digitalización, se debería empezar por solucionar lo que no está bien en lugar de desarrollar las cosas más sofisticadas?

R.: Lo normal es empezar por la base, un cambio estructural en el que se pongan pisos por encima y construir nuevas soluciones. Tenemos que ir empezando de abajo y construyendo y lo que no podemos hacer es ignorar los avances tecnológicos. Es inconcebible que estemos hablando de conectividad e interoperabilidad. Tendría que ser interoperable todo, no puede haber en el siglo XXI diferentes soluciones para hospitales del mismo Sistema Nacional de Salud. Tenemos sistemas ineficientes, sistemas que no son seguros y que se caen permanentemente. Se nos llena la boca hablando de la privacidad de los datos cuando somos vulnerables. La inteligencia artificial nos va ayudar muchísimo, pero tenemos que tener una arquitectura y gobernanza adecuados.

 

P.: ¿Habrá una proliferación de hubs de salud digital y compañías especializadas en los próximos años para acompañar este crecimiento?

R.: Lo hemos vivido en este año, en que la salud ha estado de moda. Todo el mundo ha visto la oportunidad y la necesidad de aportar soluciones, hemos vivido una proliferación de lo tecnológico aplicado en la salud. En los próximos años viviremos una eclosión de alianzas. Veremos una eclosión de empresas, soluciones y hubs, pero no todo vale.

 

P.: ¿Qué países o modelos de nuestro entorno hay que lo estén haciendo bien?

R.: En otros países cercanos al nuestro no lo están haciendo tan bien como cabría esperar, aunque no nos vale para consolarnos. En los países de nuestro entorno habría cosas muy concretas, pero no un modelo claro a seguir. En los países escandinavos hace años que la digitalización de su población es un hecho, entre los que se incluye la salud digital. En España tenemos las capacidades y las soluciones a nuestro alcance. Hay países de Latinoamérica que, viniendo de más atrás, en muy poco tiempo estarán por delante nuestro. No estamos peor que muchos, pero podríamos estar mejor que muchos.

 

P.: ¿Habrá una gran concentración dentro del sector de la salud digital?

R.: Habrá grandes operadores tecnológicos que en el sector de la salud que les será interesante apostar por la economía de los datos. En la actualidad, estas compañías están invirtiendo más de un 30% en investigación y desarrollo. En el futuro habrá una gran concentración y ahora ya hay alianzas estratégicas entre grandes tecnológicas y grandes farmacéuticas. Unos tienen las soluciones tecnológicas y los otros, la parte de salud.

Me interesa
Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...