Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Diario económico del negocio de la salud

26 Mar 201908:06

h Empresa

Aradigm, participada de Grifols, entra en concurso de acreedores

19 Feb 2019 — 11:30
Por PlantaDoce
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

La compañía estadounidense argumenta que la farmacéutica catalana no le ha asegurado la financiación para hacer frente a futuras obligaciones.

Aradigm, participada de Grifols, entra en concurso de acreedores

 

La estadounidense Aradigm, participada en un 35% por Grifols, ha anunciado que entra en concurso de acreedores. Tal y como ha señalado la empresa norteamericana en un comunicado, “Aradigm no ha obtenido la confirmación de financiación por parte de su máximo inversor (Grifols)”, hecho que impide que la compañía “pueda cumplir con sus futuras obligaciones financieras”.

 

Como consecuencia, el consejo de administración de Aradigm ha decidido, de forma unánime, acogerse al concurso de acreedores. “Aradigm tiene intención de iniciar un proceso para vender todos sus activos a las partes interesadas, sujeto a la aprobación de los reguladores”, ha añadido.

 

En el último informe anual publicado por Aradigm, referente al ejercicio 2017, ya dejaba entrever un conflicto de intereses. “Podrían surgir disputas entre nosotros y Grifols que pueden ser resueltas de un modo no favorable a nuestros otros accionistas y a nosotros mismos”, señaló el documento.

 

 

Grifols, que entró en el accionariado de Aradigm en agosto de 2013, se ha enfrentado a diversos problemas en relación a esta operación. En enero de 2018, su participada fue demandada por ocho bufetes de abogados por un posible fraude a sus inversores.

 

También durante aquel mismo mes, la Agencia Estadounidense del Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) rechazó la autorización para la comercialización de Linhaliq, un medicamento desarrollado por Aradigm para tratar infecciones en los pulmones.

 

Ante esta decisión, Grifols optó por deteriorar los activos que poseía en la compañía estadounidense bajo el principio de prudencia. En total, la farmacéutica catalana reconoció unas pérdidas de 80 millones de euros. Consultada por PlantaDoce, Grifols argumenta que el impacto que puede tener el concurso de acreedores en Aradigm “es prácticamente nulo” porque las pérdidas “ya estaban aprovisionadas”.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...