Empresa

Friedländer apuesta por la odontología ‘slow’ y prevé facturar 400.000 euros en 2022

La compañía tiene previsto incrementar sus trabajadores un 20% en 2022, sin realizar aperturas de otras instalaciones. Aun así, Friedländer no descarta ampliar su centro barcelonés.

J.Vera

4 mar 2022 - 04:58

Friedländer apuesta por la odontología ‘slow’ y prevé facturar 400.000 euros en 2022

 

Friedländer, despacio para ir más lejos. El centro barcelonés prevé alcanzar una facturación de 400.000 este año, según ha explicado, Itamar Friedländer, ortodoncista y fundador de la empresa, a PlantaDoce. Esta cifra supone incrementar un 40% en las ventas respecto a las cifras del ejercicio anterior.

 

La empresa pretende implantar una “filosofía slow“, desde donde asegura se pueden ofrecer soluciones más completas y personalizadas a los clientes. Además, Friedländer tiene previsto incrementar sus trabajadores un 20% en 2022, hasta alcanzar un total de 17 empleados, entre especialistas y administrativos.

 

Friedländer defiende la importancia de trabajar “con un equipo interdisciplinar con miras a cumplir tres objetivos: función, estética y bienestar del paciente”. La ortodoncia “no puede orientarse sólo a mover los dientes para lograr una visión más estética, también debe tener en cuenta que se pueden alterar aspectos como la manera de morder, hablar e incluso respirar”, añade el responsable de la clínica.

 

Friedländer cree que el modelo utilizado por las cadenas de clínicas dentales tiene ciertos riesgos que, en su caso, no merece la pena correr. “La estrategia de estas compañías es generar un gran volumen de flujo en la caja y abrir más centros, pero si hay algún sobresalto, como la pandemia, el negocio se puede hundir fácilmente”, concluye el fundador de la empresa.

 

 

 

 

Por ello, de momento, la compañía no tiene previsto abrir otras clínicas, aunque se ha puesto sobre la mesa la ampliación del centro a medio plazo. Para acometer esta inversión, la empresa utilizaría fondos propios y deuda.

 

La compañía se fundó en 2010, cuando el actual responsable y otro socio abrieron el centro en el barrio barcelonés de Gracia. En 2017, Itamar Friedländer cogió las riendas del proyecto con el objetivo de orientarlo hacia las especialidades odontológicas.

La Clínica Friedländer cuenta con 320 metros cuadrados de instalaciones, cinco sillones de trabajo con un proceso digitalizado y con procesos tres dimensiones. El centro se orienta a usuarios de cualquier edad, desde pacientes infantiles hasta adultos.