Entorno

Los fármacos huérfanos pierden fuelle: inflación y obesidad ponen en jaque el sector

Tras décadas de captar mucha inversión, se prevé que los medicamentos huérfanos moderen su tasa de crecimiento de cara a los próximos diez años. Mientras tanto, el sector facturó 168.000 millones de dólares durante 2023.

Los fármacos huérfanos pierden fuelle: inflación y obesidad ponen en jaque el sector
Los fármacos huérfanos pierden fuelle: inflación y obesidad ponen en jaque el sector
Se prevé que las farmacéuticas prioricen sus inversiones para enfrentar otras patologías inmunológicas o neurológicas.

M. Bertero

13 may 2024 - 05:00

Comienza el declive de los medicamentos huérfanos. Este tipo de fármaco, que lleva varias décadas captando el grueso de las inversiones de las farmas, se verá afectado en los próximos años frente a varios factores que ganan cada vez más relevancia, como la lucha contra la obesidad, el Alzheimer o incluso la inflación.

 

En concreto, se prevé que las tasas de crecimiento de los medicamentos huérfanos se moderen de cara a la próxima década, según se desprende del informe Orphan Drug Report 2024 elaborado por Evaluate.

 

En los últimos diez años, el crecimiento de las ventas de este tipo de fármacos promedió casi el 11%. Sin embargo, el documento anticipa que el mercado podría crecer a menor ritmo, incluso a un solo dígito durante los próximos diez años. A pesar de la desaceleración, el sector continuará superando su categoría de peso en términos de valor.

 

En 2023, las ventas de medicamentos huérfanos se situaron en 168.000 millones de dólares. Para este año, se prevé una facturación de 185.000 millones y de 270.000 millones de cara a 2028.

 

 

 

 

De acuerdo con el informe de Evaluate, varios factores influirán en este descenso previsto para la próxima década. Algunos de ellos ya se están produciendo y tendrán un efecto inmediato, como la inflación del sector y los vaivenes de la economía mundial. Por el contrario, los medicamentos huérfanos, que suelen presentar mayor resistencia a los altos precios, podrían beneficiarse de la invasión de competidores en el sector. Estas presiones sobre los precios son las que al final interfieren en las decisiones de inversión en investigación y desarrollo (I+D) de las farmacéuticas.

 

En paralelo, muchas empresas están dando prioridad a desafíos de salud más generalizados, lo que impulsa un cambio de enfoque hacia grandes enfermedades, como la obesidad y el Alzheimer. La inmunología y la neurología serán especialidades que a futuro atraerán el grueso de la inversión en investigación y desarrollo.

 

Según se refleja en el documento, el enorme tamaño de estos mercados compensa con creces las primas de precios que imponen los medicamentos de nicho: el mercado de la obesidad podría alcanzar más de 100.000 millones de dólares para 2030, según algunas estimaciones. Los medicamentos neurológicos dirigidos a afecciones generalizadas que abarcan la ansiedad, la migraña, el dolor, la depresión, la esclerosis múltiple y el Alzheimer también seguirán esta línea de atracción para el I+D de las farmacéuticas.

 

 

Pese a todos estos factores, Evaluate asegura que la desaceleración será relativa, ya que a medida que el mercado general de medicamentos recetados siga creciendo, también lo hará el de los medicamentos para enfermedades raras, incluso si su participación se mantiene estable.

 

Lo mismo ocurre con la flexibilidad de los reguladores para ofrecer acceso al mercado para medicamentos que abordan necesidades insatisfechas. Según consta en el informe, casi el 60% de las nuevas aprobaciones de medicamentos de la FDA en 2023 fueron designadas huérfanas.