Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Diario económico del negocio de la salud

18 Sep 202109:40

Mirando al futuro de la salud

Salud y empresas tecnológicas: No es tan fácil, forastero…

13 SEP 2021 — 05:00
Compartir
Me interesa

Salud y empresas tecnológicas: No es tan fácil, forastero…

 

Llevamos unos años escuchando y profetizando (yo el primero) el advenimiento de los cuatro más uno jinetes del apocalipsis tecnológico occidental (a saber: Apple, Google/Alphabet, Amazon, Microsoft y el conglomerado de Facebook) en el atascado mundo del cuidado de la salud y los cuidados sanitarios.

 

Se hace difícil saber quién empezó todo: Google hablando de hacer cosas con la farma Novartis en futuristas lentillas lectoras de la glucemia, Apple entrando en el mundo de los estudios clínicos conectando con sus usuarios mediante su Researchkit, Amazon juntándose con Berkshire Hathaway (la empresa inversora del visionario inversor Warren Buffet) y la banca de inversión JP Morgan para literalmente “disrupcionar el sistema sanitario”. Microsoft fracasó ostensiblemente en su visionario cloud para personal health record health vault y Facebook coquetea con la psicología diciendo detectar comportamientos patológicos y suicidas en su plataforma mientras sale como puede de escándalos de cesión de datos en Cambridge Analytica.

 

La realidad es que a día de hoy su evolución no es en la mayoría de casos esperanzadora para la mejora de la salud de la población mundial a la que pueden tener acceso: en Apple se desmonta su apuesta por la salud, al discontinuar su app de control de patologias para pacientes health habit. En Google pierden a su consejero delegado de Sanidad (que se va a un operador tradicional de software de hospitales como es Cerner) y desmantelan el equipo, en Amazon a pesar de lanzar al final de su divorcio con el resto de agentes económicos con los que componían Haven, su esperanzador Amazon Care parece que en efecto va creciendo, dando servicios de salud a empleados de empresas en 21 estados de Estados Unidos este julio de 2021, pero tampoco a un ritmo de locura desatada.

 

En este momento es cuando uno no puede dejar de recordar esas películas estilo Los Siete Magníficos y sus secuelas o antecedentes. En las mismas, un pequeño grupo de especializados matones, cada uno con sus puntos fuertes y sus puntos débiles, se dedican a vencer a grandes organizaciones opresoras comandadas por malos malísimos gracias a una magnífica lectura de situación, planificación y sincronización. Es el triunfo de los pequeños especialistas frente a los grandes generalistas, que desprecian la complejidad y creen que lo tienen todo bajo control.

 

En la industria de la sanidad y salud, en la que cualquier fallo puede costarle la vida a alguien (y en más de una ocasión), parece que no sirve el enfoque de escalar a lo grande que tantos éxitos y dineros le ha proporcionado a los grandes gigantes tecnológicos. Parece más probable que pequeñas soluciones y start ups solucionen cuestiones puntuales, pareciendo casi inofensivas, que no que lo consiga el desembarco de una gran compañía que puede generar más anticuerpos que las vacunas contra el Covid-19. Pero por supuesto, estamos a media película. Veamos si los pequeños son capaces de convencer lo suficiente y mejorar esas deficiencias que presenta todo sistema de salud, consiguiendo la sostenibilidad de todos y para todos.

Me interesa
...