Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Diario económico del negocio de la salud

17 May 202112:36

h Empresa

Las ‘farma’ españolas cierran 2020 con un colchón de 1.000 millones en caja

04 Mar 2021 — 05:00
Por A. Escobar
Compartir
Me interesa

Grifols, Almirall, Reig Jofre, Rovi, Pharma Mar y Faes Farma sumaban a cierre de su último ejercicio una caja de 1.117 millones de euros.

Las ‘farma’ españolas cierran 2020 con un colchón de 1.000 millones en caja

 

Proteger la caja se ha convertido en el mantra más repetido en el año de la pandemia. Las farmacéuticas españolas cotizadas, Grifols, Almirall, Reig Jofre, Rovi, Pharma Mar y Faes Farma sumaban a cierre de 2020 una caja de 1.117,8 millones de euros, según se desprende de los últimos resultados económicos.

 

El gigante catalán especializado en hemoderivados y propiedad de la familia Grífols contaba a cierre de 2020 con un total de efectivo y equivalentes de 580 millones de euros. A 31 de diciembre de 2020, la posición de liquidez ascendió a cerca de 1.500 millones de euros, incluyendo 900 millones de euros de líneas de financiación no dispuestas.

 

La multinacional firmó en marzo de 2020 un acuerdo de colaboración multilateral con la autoridad estadounidense de Desarrollo e Investigación Biomédica Avanzada (Barda), la Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y con organismos federales de salud pública para recoger plasma de pacientes recuperados del Covid-19, procesarlo y producir inmunoglobulinas hiperinmunes.  

 

Grifols también continuó con el plan de inversiones previsto. En total, la compañía destinó 308 millones de euros (332 millones de euros en 2019) para acelerar la ampliación de la capacidad productiva de la división bioscience y el crecimiento del resto de divisiones.  

 

 

 

 

Almirall, farmacéutica de la familia Gallardo, contaba con una caja de 165,7 millones de euros a cierre de 2020. Esta cifra es un 41,1% superior a la de 2019, cuando la compañía registró 117,4 millones de euros.

 

La empresa suscribió el pasado verano un contrato de financiación sindicada con un importe de 275 millones de euros, por un plazo inicial de tres años y con la posibilidad de extensión de un año adicional, destinado a “usos generales corporativos”. Bbva actuó como coordinadora de la operación, aunque también contó con la participación de otros bancos, como el Santander, CaixaBank, BNP Paribas y Banca March.

 

La caja del laboratorio farmacéutico Rovi se situó en 53,1 millones de euros el año pasado. A 31 de diciembre de 2020, los préstamos de entidades de crédito disminuyeron en 7,1 millones de euros. En diciembre de 2017, Rovi anunció que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) le había otorgado un crédito de 45 millones para apoyar sus inversiones en investigación, desarrollo e innovación, según la información de la empresa.

 

Asimismo, desde el inicio de la crisis del Covid-19, Rovi firmó pólizas de crédito por importe de 45 millones de euros, para reforzar la liquidez de la compañía. A 31 de diciembre de 2020, la farma española no había dispuesto de estas pólizas.

 

 

 

 

Faes Farma cerró 2020 con una caja de 91 millones de euros, lo que se traduce en un incremento del 71%. Según la compañía, este nivel va a permitir continuar con las inversiones orgánicas en plantas productivas. La compañía trabaja para que en 2024 pueda estar operativa su nueva planta de producción en Vizcaya, un proyecto que requiere de una inversión de 150 millones de euros.

 

Por su parte, la caja de Pharma Mar se situó en 216,5 millones de euros, mientras que la de Reig Jofre fue de 11,5 millones. La firma catalana ha reconvertido sus fábricas para combatir el coronavirus. De hecho, desde la dirección de la compañía señalaron que habían vuelto a producir medicamentos esenciales que no estaban produciendo como el cis atracurium y el midazolam, imprescindibles para las UCI, y antibióticos inyectables. 

 

En 2020, Reig Jofre recibió dos cobros correspondientes al acuerdo de licencia de Zepzelca (lurbinectedina) suscrito con Jazz Pharmaceuticals, el primero correspondiente al pago inicial por importe de 181 millones de euros y el segundo por importe de 88,5 millones de euros, correspondiente al cumplimiento del hito de aprobación por parte de la FDA.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@plantadoce.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

PlantaDoce no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...